No dejes entrar a cualquier persona en tu casa

Lunes 18 enero, 2016, - Escrito por Pribeauty

La casa es un lugar íntimo y no se deja entrar a cualquiera. Cuando eliges reservar un servicio de belleza a domicilio no dejes entrar a cualquier persona. Nada mejor que confiar en Pribeauty.

La persona que vendrá a cortarte el cabello o maquillarte no puede ser cualquiera. Por eso en Pribeauty nos dedicamos a seleccionar cuidadosamente a cada uno de nuestros profesionales. Te detallamos a continuación nuestro proceso de selección:

 

  1. La entrevista telefónica.

Cada profesional es entrevistado en primera instancia por teléfono. El mismo debe de contestar a varias preguntas de tipo profesional y personal. Trabajamos con profesionales que tienen un mínimo de 5 años de experiencia demostrable en su sector, ya que el trabajo en casa es más difícil, requiere de mucha dedicación al cliente. Cada casa es diferente y cada cliente es único, por eso el profesional debe saber adaptarse a todos los entornos y a todas las situaciones que se le puedan presentar.

  1. La prueba.

El certificado es una garantía de calidad, es por ello que realizamos una prueba de cada uno de nuestros profesionales en un entorno real. Siempre compuesto de un miembro del equipo y de un cliente sorteado entre nuestros miembros.

El miembro de nuestro equipo observa y toma nota. Una vez el servicio completado se hará un artículo sobre la prestación y se mostrarán fotos del servicio. El cliente al final de la prestación será entrevistado con el miembro del equipo Pribeauty para valorar el profesional y la prestación (Calidad de la prestación, resultado final, atención al cliente, etc.)

Si el profesional no corresponde a las expectativas tanto del cliente como de Pribeauty, su perfil será bloqueado y no podrá participar en nuestra plataforma.

Para concluir

Consideramos el proceso de selección como la clave de nuestro negocio. No solo nos dedicamos a llevarte el salón de belleza a tu casa sino que nos adaptamos a cada de nuestros clientes. Porque el que manda en tu casa eres tú.